La tormenta que ha desatado la caída de Harvey Weinstein

Espectáculos 22 de octubre Por
Ya son más de treinta las mujeres que han presentado cargos por acoso, ataque e incluso violación en contra del magnate después de un artículo que detalla las denuncias en su contra, y los cuerpos policiales de Nueva York y Londres han comenzado investigaciones criminales.
17WEINSTEIN-1-master1050

Sin duda Harvey Weinstein no es el primer hombre poderoso con acusaciones públicas y creíbles de acoso o abuso sexual a mujeres en los últimos años.

Desde 2015, el presidente de Fox News, Roger Ailes, el presentador del horario estelar de Fox News, Bill O’Reilly, y el actor y comediante Bill Cosby han sufrido reveses profesionales, financieros o de reputación después de que varias mujeres contaron historias sobre su conducta sexual incorrecta.

Esas historias dominaron los ámbitos noticiosos, pero el clamor que ha acompañado la caída de Weinstein parece más alto y más vehemente, quizá porque entre quienes lo acusan están estrellas como Ashley Judd, Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow.

“Creo que esto será un parteaguas”, dijo la productora Gail Berman, quien ocupó altos cargos en Paramount Pictures y en la cadena Fox.

Eso quedó claro el domingo, cuando Facebook, Instagram y Twitter se inundaron con mensajes de mujeres que usaron la etiqueta #MeToopara reconocer que también han lidiado con acoso o ataques sexuales. Un tuit de la actriz Alyssa Milano inspiró esa campaña en línea.

“Si has sido atacada o acosada sexualmente escribe ‘me too’ [a mí también] como respuesta a este tuit”, escribió Milano.

Twitter promovió la campaña #MeToo en Moments, la plataforma de Twitter de historias destacadas, y la etiqueta fue usada más de 500.000 veces en sus primeras 24 horas por personas de todos los sectores laborales. Algunas participantes fueron la cantante Lady Gaga, las actrices Rosario Dawson, Anna Paquin y Evan Rachel Wood, así como la poeta Najwa Zebian.

La directora ganadora del Oscar, Kathryn Bigelow, aplaudió el movimiento. “La democratización de la divulgación de la información por fin puede ir más rápido que los intentos de un magnate de los medios por enterrarla”, escribió en un correo electrónico.


Más de treinta denunciantes han presentado cargos por acoso, ataque e incluso violación en contra de Weinstein.

En días recientes, la cantante Björk; la actriz de “Riverdale”, Lili Reinhart, y la corresponsal de “Inside Edition”, Lisa Guerrero, interpusieron nuevas acusaciones contra otros hombres de la industria del entretenimiento.

La cantante y actriz Courtney Love acusó a la poderosa Creative Artists Agency de castigarla después de haber cuestionado la conducta de Weinstein en 2005 y un video desenterrado en estos días en el que Love presenta el cargo se ha hecho viral.

La modelo Cameron Russell comenzó una cadena de conversación en su cuenta de Instagram sobre conductas inadecuadas de los hombres en el mundo de la moda. Ha motivado a más de cincuenta modelos a compartir de manera anónima sus historias de acoso.

Iniciado por reportajes sobre las acusaciones en contra de Weinstein, el clamor se desató a poco más de un año de que The Washington Post publicó fragmentos filtrados de una cinta de “Access Hollywood” en la que Donald Trump, entonces candidato a la presidencia, presumía de manosear a las mujeres.

La pregunta ahora es si Hollywood podrá continuar o no con su vieja manera de hacer negocios, con cineastas y ejecutivos supuestamente “rebeldes” que se salen con la suya gracias a la protección de abogados y publicistas.

“Creo que el surgimiento de todas estas historias es molesto y devastador”, dijo Nina Jacobson, una productora de películas que fue presidenta de Buena Vista Motion Pictures Group, de la Walt Disney Co. “Pero creo que el que se haya desatado una tormenta es algo que tenía que suceder y que finalmente saca a relucir un tema que de alguna manera se dejó pasar durante muchos años”.

A partir de un artículo sobre las acusaciones contra Weinstein que The New York Times publicó el 5 de octubre, más de treinta denunciantes han presentado cargos por acoso, ataque e incluso violación en contra del magnate. Las policías de Nueva York y Londres han comenzado investigaciones criminales (Weinstein ha negado haber participado en sexo no consensuado).

Fatima Goss Graves, presidenta y directora ejecutiva del Centro Nacional de Leyes para las Mujeres de Estados Unidos, dijo que desde que salió a la luz esa historia, “hemos recibido el doble de llamadas de personas que dicen que han sufrido acoso”.

La reacción también ha llevado a algunas mujeres importantes de Hollywood a predecir que sus viejos clamores por un cambio tendrán efecto.

“No creo que esto vaya a regresar a como era antes”, dijo Berman, la productora. “Ya verás que habrá una mejoría”.


Angelina Jolie es una de las actrices que han demandado al productor. 

La industria dio un paso hacia esa mejoría el lunes, cuando el Gremio de Productores Estadounidenses decidió finalizar la membresía de Weinstein y publicó un comunicado que parece sumarse a la ola de desaprobación que inunda las redes sociales.

“El acoso sexual de cualquier tipo es completamente inaceptable”, se menciona en una parte. “Se trata de un problema sistemático y generalizado que requiere acciones inmediatas en todas las áreas de nuestra industria”.

El sábado, el consejo de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas retiró la membresía a Weinstein. Esto provocó las burlas del presentador y comediante de HBO John Oliver, dado que la academia no actuó de la misma manera en los casos de Cosby y Roman Polanski, quien en 1977 se declaró culpable de haber tenido relaciones sexuales ilegales con una niña de 13 años y después huyó del país.

“Así que felicidades, Hollywood”, dijo Oliver. “Te veré en la próxima entrega de los Oscar, en la que —y esto es cierto— Casey Affleck presentará el premio a la mejor película”.

La referencia fue incisiva: Affleck, quien ganó el premio al mejor actor en los Premios Oscar de este año por su trabajo en Manchester by the Sea, logró establecer acuerdos en los litigios por acoso sexual presentados en su contra por dos productoras en demandas civiles. Affleck ha negado los cargos.

Woody Allen fungió como el mensajero imperfecto de quienes previenen contra lo que llama una “cacería de brujas”. Su advertencia coincide con la manera de pensar de algunos ejecutivos, que dijeron que les preocupa que las falsas acusaciones se reproduzcan con facilidad en las redes sociales.


La instalación artística "Road to Hollywood" de Erika Rothenberg incluye un sofá que muchos han interpretado como un símbolo de los abusos en la industria cinematográfica. 

Al sacar a la luz las noticias sobre los litigios, The New York Times y The New Yorker corroboraron cuidadosamente las historias de las mujeres. Las redes sociales carecen de revisiones e imparcialidad.

Una hoja de cálculo con una lista de hombres de la industria de los medios acusados de conductas sexistas, desde coqueteo inapropiado hasta violación, apareció la semana pasada y circuló vía correo electrónico. La escritora de BuzzFeed Doree Shafrir sopesó la lista, y comentó acerca de los hombres a quienes se acusa de conductas como miradas lascivas: “Las cosas se complican cuando comienzas a amontonar todas estas conductas en una larga hoja de cálculo anónima con acusaciones sin fundamento en contra de decenas de hombres identificados”.

Cada caso sucesivo de transgresiones de hombres poderosos que sale a la superficie ayuda a alentar a la siguiente ronda, dijo la feminista Gloria Steinem.

“Cuando lidias con grandes sesgos como el racismo y el sexismo, por lo general se necesita de más de una injusticia o incluso de unas cuantas”, escribió Steinem en un correo electrónico. “El escándalo de Weinstein tal vez se habría tomado menos en serio si los de Cosby, Ailes y otros no hubieran sucedido antes ni permanecieran frescos en la memoria”.

Te puede interesar