“Hay que armar un gran plan de diversificación económica y debe ser la misión de un organismo asesor”

Chubut 30 de mayo de 2020 Por Redacción
Lo manifestó Carlos Lorenzo, ex diputado provincial por la UCR y hasta el año pasado presidente de la Federación Empresaria del Chubut (FECh). Planteó la necesidad de generar un organismo integrado por profesionales que hoy trabajan en el Estado para “definir una política de Estado transversal que se ponga a definir la provincia del futuro”.
Lorenzo Carlos

Carlos Lorenzo ha sido un actor relevante en la política de Chubut en las últimas décadas, sobre todo como diputado provincial por la UCR entre 1999 y 2011, y también como dirigente de la Federación Empresaria del Chubut (FECh), a la que presidió hasta el año pasado.

Lorenzo, que también fue ministro de Desarrollo Social y secretario general de la Gobernación, enfocó gran parte de su producción legislativa en temas de desarrollo, y plantea en esta entrevista la forma en la que Chubut debería buscar un crecimiento a mediano y largo plazo, a través de un organismo especializado como alguna vez, dice, tuvo la provincia en los inicios de la década de 1970, aunque luego “no se avanzó más”.

Como uno de los legisladores que votó la Ley 5.001 en 2003, plantea además una autocrítica y observa que en Chubut hay unas 120 canteras de áridos que funcionan a cielo abierto. Por eso define a esa ley como “una medida cautelar”, e indica que es necesario discutir aspectos económicos y ambientales antes de avanzar con la minería metalífera.

En este sentido, recuerda que en 2009 el desarrollo minero en la Meseta fue planteado en el diálogo político convocado por el entonces gobernador Mario Das Neves.  

¿En qué medida la situación crítica del sector comercial e industrial en Chubut tiene que ver con el actual contexto de emergencia sanitaria?
Yo creo que en muy poco. El sector comercial e industrial tiene desde hace mucho tiempo serios inconvenientes. Es un paciente de riesgo al que lo ha sorprendido la pandemia y que hoy lo tiene en una situación muy terminal. Las cosas no han estado bien. Las inversiones que ha tenido la provincia, sobre todo las del Estado, no han sido destinadas a la reconversión económica de Chubut. Y se ha generado una brecha muy grande entre quienes han tenido la posibilidad de explotar recursos naturales (pesca, petróleo, entre otros) y el resto. Y la crisis del sector público, que no es de ahora sino que viene de hace un tiempo bastante largo, arrastra también al sector privado.
Usted ha planteado la conformación en Chubut de un Consejo Asesor de Desarrollo para el escenario post pandemia. ¿Por cuáles sectores plantea que esté conformado y qué objetivos concretos tendría?
Lo que planteo es que aquellos Estados provinciales que han planificado la actividad pública y han inducido el trabajo del sector privado han tenido mucho éxito, como en Neuquén. Organismos que han tenido una experiencia importante en planificación han generado cientos de proyectos. Y cuando venía un inversor tenía un amplio abanico de posibilidades que el propio Estado le facilitaba. Chubut es testigo de esto: tenía un organismo de planeamiento, que era la Asesoría de Desarrollo. Y el trabajo que realizó, por ejemplo en el año 1972, con el ingeniero Osvaldo Sala, generó el mayor estudio que se hizo en la historia de la provincia, con un dossier de lo que había que hacer para lograr desarrollo. A partir de ahí no se avanzó más. Y hoy se necesita gente que no esté distraída con las cuestiones del presente. El presente agobia mucho y no da la tranquilidad necesaria para pensar. Hay que crear un organismo transversal a todo el Estado Provincial, con varios cerebros pensando la provincia. Cuando fui legislador presenté proyectos, también lo hizo Roberto Risso. En el diálogo político del año 2009 la Unión Cívica Radical lo planteó como uno de los ejes centrales, para que haya un organismo que pueda pensar la provincia del mediano y largo plazo.
¿No le generaría mayor costo al Estado?
No. Hay que convocar a los profesionales que están dentro del Estado, e incluso a quienes desde otros organismos puedan trabajar. Hay que definir a alguien que empiece a pensar en los presupuestos plurianuales, en las inversiones, en las obras de infraestructura. Eso lo debe hacer un organismo que se ponga a definir la provincia del futuro como una política de Estado transversal también a todos los partidos políticos.
El ex ministro de Hidrocarburos Ezequiel Cufré dijo que es muy necesaria la diversificación productiva de Chubut, pero que no se ve un horizonte concreto en muchas de las actividades que no están debidamente desarrolladas. ¿Coincide?
Coincido plenamente. Ya perdimos la oportunidad de 2005 a 2009 cuando hubo ingresos extraordinarios. Se hizo un gran plan de obra pública, pero no estuvo destinado a la diversificación económica. Se tendría que haber utilizado parte de esos montos a crear un fondo anticíclico. Presenté un proyecto de ley en ese momento para crearlo. Si se hubiera creado no tendríamos los inconvenientes que estamos teniendo. Pero, por otro lado, también se tendría que haber financiado un programa de diversificación económica. Y para diversificar la economía hay que mirar la totalidad de las adjudicaciones de los recursos naturales, cómo se hacen y cómo se concesionan. Hay que pensar en el “Compre Chubut”. Es decir, el desarrollo de esa actividad sobre la base de contratar en el comercio y la industria local, dando la posibilidad de que el sector privado pueda crecer. Hay que armar un gran plan de diversificación y sería la misión de un organismo asesor como el que he planteado. 
¿Cuáles son los sectores que hoy no forman parte importante del escenario de la producción y la economía de Chubut y que deberían incluirse?
En primer lugar, a los que ya son actores en la producción y en la economía de Chubut, sobre todo en cuanto a las concesiones, hay que mirarlos. Yo siempre he criticado que las concesiones petroleras no aseguran, cuando el Estado las da, que la metodología de contratación con las empresas del sector esté en condiciones similares a la concesión. En cualquier empresa de concesión petrolera, el 10% de los empleados son propios y el 90% son empresas contratistas, con órdenes de compra mensuales. Para los actores que ya están habría que recrear el sistema de concesiones. Y obviamente hay que apuntar a un programa de reconversión económica que implique invertir en cosas que sabemos que le pueden traer un desarrollo extraordinario a Chubut. Estoy convencido que las producciones a contra estación le pueden dar un lugar en el mundo muy importante. Estamos en una región periférica de un país periférico, en esta zona del hemisferio sur somos pocos, y a contra estación podemos producir con Nueva Zelanda y con Chile para todo el mercado del norte cuando tiene su época invernal.   
¿Es posible incluir en ese escenario a la actividad minera en la Meseta?
Considero que sí. La gente se ha puesto por el sí o por el no, y no se discuten temas centrales. Hoy la minería en Chubut existe. Existe una minería no metalífera que es impresionante. Tenemos 120 canteras de áridos funcionando en la provincia. Si uno va a la Dirección General de Minas se va a encontrar con que hay más de 500 denuncias de descubrimientos de minerales no metalíferos como el caolín, la arcilla, la baritina. Incluso haciendo autocrítica, porque yo voté la Ley 5.001, lo incoherente del tema es que todas estas actividades se están realizando, y es minería a cielo abierto. Si uno pasa por las canteras de las arenas silíceas, es minería a cielo abierto. Entonces pareciera ridículo que haya centenares de actividades mineras a cielo abierto y se prohíba la metalífera. Sí hay que analizar el uso del cianuro. Creo que ahí está el eje de la discusión. La gente no confía en que el Estado pueda controlar. Mi partido, por ejemplo, no dice que está en contra, sino que no están dadas las condiciones económicas y ambientales. Es real y son las cosas que se deberán cambiar. Pero obviamente la minería en Chubut existe. Hay una actividad minera extraordinaria en la provincia. Entonces a la actividad minera metalífera habrá que verla. Y, si están dadas las condiciones en cuanto a lo ambiental, habrá que discutirlo. Porque es parte del desarrollo económico en el mundo. Habrá que ver qué cosas se pueden hacer y cuáles no.
¿Qué implica hoy la existencia de la ley 5.001 entonces en este contexto?
Esa ley se votó por el radicalismo cuando era mayoría legislativa. Pero es una medida cautelar. Es decir, producto del conflicto que se generó en la zona de la Cordillera con la mina de oro, se tomó la medida de paralizar la cuestión hasta que se pueda zonificar dentro de los 180 días y establecer los controles. El Estado nunca lo pudo hacer. Y esa medida cautelar quedó colgada. Esa es la posición de la UCR. Hay que tener en cuenta que los grandes emprendimientos mineros del país los adjudicó el doctor Raúl Alfonsín. No se puede pensar en una cuestión distinta. Y como dije antes: en 2009, cuando en Chubut se planteó el diálogo político, concurrió Mario Cimadevilla como presidente de la UCR -yo era legislador- y se habló concretamente con Mario Das Neves el tema de la minería. En ese momento se analizó si estaban dadas las condiciones económicas y ambientales para que la UCR pudiera acompañar. Los medios de comunicación del momento reflejaron los temas de conversación. En esa oportunidad, la principal propuesta que llevó la UCR fue la creación de la Secretaría de Planeamiento de la Provincia. 

Te puede interesar