A 48 años de la Masacre de Trelew todavía se espera la extradición del teniente Roberto Bravo, uno de los mayores responsables del fusilamiento

Chubut 22 de agosto de 2020 Por Redacción
El último pedido de la justicia federal de Rawson fue el 23 de julio. Pero aún no hay respuesta. Bravo espera en su mansión de Miami donde tras ser detenido regresó pagando una fianza de 5 millones de dólares.
unnamed
- La foto de los miembros de organizaciones armadas en el viejo aeropuerto de Trelew. Una semana después fueron fusilados.

 La extradición del teniente Roberto Bravo, el único que no fue juzgado por la Masacre de Trelew parece una utopía hasta el día de hoy. De acuerdo a fuentes de la justicia federal consultadas por SurActual el último pedido respecto a cómo está el trámite lo hizo el juez Gustavo Lleral el pasado 23 de julio a las autoridades de Estados Unidos y a la Cancillería. Dicen que todavía está esperando la respuesta. Hoy se cumplen 48 años del hecho más sangriento que se recuerde en nuestra provincia. Habrá un recuerdo acotado por la pandemia.

Bravo es multimillonario después de haber colaborado durante años con la marina de Estados Unidos. Incluso dicen que instruyó gente en otros países y por eso es reconocido en el país del norte, donde llegó inmediatamente después de los fusilamientos de las Base Zar. Fue enviado por el gobierno argentino del dictador Agustín Lanusse para protegerlo de cualquier tipo de represalias. Tiene un negocio de venta de medicamentos.

Vive en una mansión de Miami. Fue detenido por Interpol en octubre del año pasado por pedido del gobierno argentino. Pero pagó una fianza de 5 millones de dólares para esperar que lo extraditen en su mansión de Miami. Por ahora, no hay novedades. Con Bravo se cerraría el círculo de los responsables de la masacre. Pero para ello hay que esperar que Estados Unidos haga lugar al pedido de extradición del que ya ha pasado casi un año.

La “Masacre de Trelew” tendrá hoy su recuerdo en el mismo aeropuerto donde todo comenzó, hoy convertido en el “Centro Cultural por la Memoria”. En aquel calabozo de la Base Zar fueron fusilados Rubén Bonet, Jorge Ulla, Humberto Suárez, José Mena, Humberto Toschi, Miguel Angel Polti, Mario Delfino, Alberto Del Rey, Eduardo Campello, Clarisa Lea Place, Ana María Villarreal de Santucho, Carlos Astudillo, Alfredo Kohon, María Angélica Sabelli, Mariano Pujadas y Susana Lesgart. Sobrevivieron Alberto Camps, María Antonia Berger y Ricardo Haidar, todos ellos pertenecientes a las organizaciones armadas Montoneros, FAR y ERP-PRT. Una semana antes se habían fugado de la Unidad Seis de Rawson pero no pudieron abordar un avión que los iba a llevar a Chile.

En 2012, la masacre fue considerada un delito de lesa humanidad. Se realizó un juicio oral en el Cine Teatro de Rawson (a pocas cuadras de la Unidad Seis). El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia condenó a cadena perpetua a los exmarinos Luis Sosa (uno de los mayores responsables, fallecido en julio de 2016 a los 80 años), Emilio Del Real, Carlos Marandino, Horacio Mayorga y Roberto Paccagnini. Sólo queda pendiente el juicio a Bravo para cerrar la más trágica de las historias.

Te puede interesar