Impulsado por el Gobierno del Chubut, crece la producción de alimentos hidropónicos en Epuyén

Chubut 31 de julio de 2021 Por Redacción
A partir de la utilización de la técnica ancestral de la Hidroponía, los emprendedores de ‘Kósten Cultivos del Sur’ se animaron a producir hortalizas frescas todo el año en la cordillera patagónica, con el objetivo de repensar la producción de alimentos desde el Triple Impacto como es el económico, ambiental y social.
IMG-20210731-WA0109

El Gobierno del Chubut, a través del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio a cargo de Leandro Cavaco, impulsa fuertemente el crecimiento de la producción de alimentos hidropónicos en la localidad de Epuyén.

En ese marco, el subsecretario de Agricultura de la Provincia, Claudio Mosqueira visitó el emprendimiento de producción de hortalizas hidropónicas Kósten Cultivos del Sur en Epuyén.

Cabe recordar que el mismo nació como proyecto a principios del 2.019, año en que fueron finalistas de programa Emprender con Impacto, que los llevó a las oficinas de Mercado Libre Argentina para compartir su proyecto.

Durante ese período desarrollaron las tareas de construcción del primer invernadero, el sistema hidropónico, ensayos productivos de variedades, comportamiento de la técnica en climas extremos y el análisis del mercado regional para recepción de una hortaliza diferenciada en calidad y precio.

Ya en fase operativa durante el 2020, con el apoyo de la incubadora del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio, a cargo de Leandro Cavaco, Kósten postuló un proyecto al Programa PAC Emprendedores - Reactivación Productiva de Nación. El ANR aprobado permitirá la construcción de un segundo invernadero, duplicando la superficie cubierta y además, la disposición de las piletas posibilitará la triplicación de la capacidad productiva de 650 a 2000 plantas mensuales.

Al respecto, Mosqueira destacó que "la hidroponía es concretamente una actividad productiva, que genera plantas todo el año y esto permite al productor controlar todos los aspectos del crecimiento, sin exponerse a complicaciones. Es un tipo de cultivo que crece más rápido que en la tierra, como se ve, se ahorra mucha agua y esta actividad se logra con mucho menos espacio”.

A su vez, el funcionario provincial resaltó que “el objetivo es brindar alimentos frescos y saludables para la familia chubutense, como ya lo estamos haciendo en el Programa de Agricultura Familiar Chubut, que incluye distintos proyectos hortícolas según la región, y la hidroponía es una alternativa, como se está logrando en esta Comarca, en Epuyen, Lago Puelo y El Hoyo".

Hidroponía: producción todo el año

La técnica permite gran diversidad de cultivos, durante la última temporada Kósten realizó ensayos productivos de frutilla en dos variedades; en este caso puntual se recurrió a la turba y vermiculita como sustratos.

Alimentos saludables

El proyecto tiene el firme propósito de Producir alimentos saludables desde una producción sostenible; enmarcada en los objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. Al bajo impacto ambiental de la producción hidropónica se suman el desarrollo social y comunitario a partir de la generación tanto de empleo genuino como calificado para el manejo del cultivo (madres mayores de 35 años) y el vínculo con instituciones educativas para la divulgación de la técnica y la formación en relación al cuidado de los recursos naturales.

Cosecha de forma natural

La cosecha se realiza de forma manual, cuidando de no romper las raíces ya que se comercializan enteras, lo que extiende su vida significativamente; para ello se trasladan las placas con plantas al sector de procesado, donde son embolsadas y rotuladas con los datos el establecimiento. En pocas horas las hortalizas frescas se encontrarán en los distintos puntos de venta, que incluyen verdulerías y cadena de supermercados regionales.

Las temperaturas frías del invierno y calurosas del verano Patagónico, hacen de la producción de hojas un desafío cotidiano. Con el correr de las estaciones el invernadero se va acondicionado para aprovechar las temperaturas y horas de luz solar disponibles.

Durante el otoño/invierno la altura del invernadero es reducida a la mitad, creando una cámara de aire que permite controlar la temperatura y reducir la humedad ambiente; funcionando como una barrera ante la condensación.

Para compensar las horas de luz faltantes, el espacio del invernadero posee iluminación led de crecimiento, de esta forma se favorece el ciclo exitoso de las plantas. La época invernal enfría rápidamente el agua de las piletas, así pues, mediante un circuito cerrado de calefacción, se mantiene la temperatura del agua en valores cercanos al óptimo. Es necesario también el ajuste semanal de la nutrición por los cambios de PH y CE.

El sistema cerrado del invernadero favorece el control de plagas y el monitoreo pormenorizado de enfermedades, minimizando la necesidad de aplicación de productos fitosanitarios; además cuenta con un espacio “reservorio” de fauna auxiliar, donde se cultivan gran variedad de aromáticas y flores; propiciando la reproducción de los insectos benéficos, el control biológico y el equilibrio del ecosistema dentro del invernadero.

Te puede interesar