Salud promueve la Detección de las posibles situaciones de Violencia contra Niños, Niñas y Adolescentes

Chubut 20 de agosto de 2021 Por Redacción
“Podemos tener la sospecha, no la certeza, pero ante la sospecha nuestra obligación y responsabilidad es trabajar para la protección integral de la infancia y de la adolescencia”, detalló la referente del Ministerio de Salud provincial, Flores Sahagún agregando que en estos casos “tenemos la obligación de comunicar dicha circunstancia a los organismos de protección del ámbito local, como son las Comisarías de la Mujer, la Asesoría de Familia y los Servicios de Protección de Derechos”.
Devora Flores Sahagún

El Ministerio de Salud del Chubut, que conduce Fabián Puratich, promueve a través de la Dirección Provincial de Maternidad, Infancia y Adolescencia, que los equipos de salud estén atentos a las situaciones de vulnerabilidad que puedan estar atravesando los Niños, las Niñas y los Adolescentes (NNyA) que son atendidos en el sistema sanitario, para de esa manera poder informarlas oportunamente a los organismos locales de Protección de Derechos. 

Así lo señaló la directora provincial de Maternidad, Infancia y Adolescencia, Devora Flores Sahagún, quien remarcó que el propósito es colaborar con la detección oportuna de estas situaciones y trabajar en conjunto con las otras instituciones corresponsables en la protección integral de los NNyA, para así generar redes e intervenciones efectivas que resguarden y restituyan sus derechos. 

Violencia 

Consultada al respecto, Flores Sahagún explicó que “cuando hablamos de violencia no nos estamos refiriendo solamente al abuso sexual, sino a cualquier tipo de violencia o maltrato ejercido contra un niño, niña o adolescente, incluyendo el propio abuso sexual, la explotación, los malos tratos y el trabajo en la infancia, ya que entendemos que ninguna violencia contra ellos resulta justificable”. 

A su vez, “las situaciones de violencia, maltrato o abusos, suelen producirse a partir de una relación de confianza, de poder o de afecto que se ejerce sobre la víctima. Suele tratarse de situaciones que se dan en el ámbito intra-familiar o más cercano, lo que dificulta aún más su detección y abordaje”, precisó. 

“Bajo esa línea de pensamiento estamos trabajando con los servicios de Pediatría, de Ginecología y Obstetricia, y el Primer Nivel de Atención, buscando asegurar la detección oportuna de todas las situaciones de vulnerabilidad que puedan estar atravesando niños, niñas y adolescentes”, aseguró la referente provincial. 

Obligación y responsabilidad ante la sospecha 

Además, Flores Sahagún explicó que “es importante recordar que no siempre resulta sencillo identificar este tipo de situaciones de violencia, que la mayoría de las veces no constituyen el motivo de consulta”, agregando que por esa razón “el protocolo con el que trabajamos determina ciertos indicadores inespecíficos por edad, que pueden ser identificados por el equipo sanitario y que facilitan la detección de situaciones que ocurren muchas veces en forma prolongada y dentro del ámbito de confianza” de los NNyA. 

“Podemos tener la sospecha, no la certeza, pero ante la sospecha nuestra obligación y responsabilidad es trabajar para la protección integral de la infancia y de la adolescencia”, detalló la referente del Ministerio de Salud provincial, agregando que en estos casos “tenemos la obligación de comunicar dicha circunstancia a los organismos de protección del ámbito local, como son las Comisarías de la Mujer, la Asesoría de Familia y los Servicios de Protección de Derechos”. 

El contexto de pandemia 

Por último, la funcionaria provincial reflexionó que “la pandemia nos ha obligado a modificar nuestras actividades, el aislamiento y el distanciamiento social disminuyeron el contacto con nuestros pares, los equipos docentes y de salud, y por ello es necesario buscar nuevas estrategias para poder detectar y proteger a los niños, las niñas y los adolescentes, aún en este contexto”, remarcando que “las condiciones de vida de muchos de ellos dependen de esto”. 

“Todas las niñas, los niños y los adolescentes tienen derecho a vivir libres de violencia, explotación y abuso”, concluyó la directora provincial de Maternidad, Infancia y Adolescencia.

Te puede interesar