El papel mineral, un producto ecológico hecho a base de roca y que no necesita de árboles ni agua para su producción

Región 14 de octubre de 2021 Por Redacción
Se trata de una industria incipiente en la Argentina. Se fabrica mayormente a base de piedra caliza molida, un residual de la actividad minera que, sin embargo, se puede aprovechar para generar puestos de trabajo.
Piedras calizas
Piedra caliza, la materia prima para producir el papel mineral.

El papel mineral, que no necesita de árboles ni agua, y cuya producción es reciente en la Argentina, se vislumbra como una alternativa ecológica con alto potencial de crecimiento, en el contexto de un mundo que se encamina a una transición energética con el fin de reducir las emisiones de dióxido de carbono y, así, mitigar el calentamiento global.

Este tipo de papel, que tiene aún pocos fabricantes en la Argentina, y que se conoce también como Papel Piedra o Stone Paper, se fabrica a base de piedra caliza molida, y una pequeña porción de polietileno de alta densidad, explica la empresa Papel Mineral Argentina, uno de los pocos oferentes en el país que en su catálogo ofrece varios tipos de productos, desde cuadernos hasta juegos y artículos de packaging.

Esta empresa fue creada en 2019 por Andrea Condurso, arquitecta especializada en sustentabilidad, y Andrea Reschini, ingeniera especializada en economía circular, según reseñó el sitio especializado Carbono.news.

En particular, el papel mineral no consume árboles, tampoco agua, consume menos energía que el papel hecho a base de madera, y es reciclable de manera indefinida.

Entre sus características principales se menciona en la página de papelmineral.com.ar que no se daña con el agua, no requiere films protectores, se fabrica esencialmente con desechos de la minería, es adecuado para reducir la huella de carbono y la huella hídrica, usa una cantidad mínima de componentes que facilitan su reciclado, no es tóxico y no permite la formación de hongos, entre otras ventajas.

Este tipo de papel “se forma gracias al polvillo muy finito de la piedra caliza que se debe mezclar con unas resinas poliméricas, plásticas, que actúan como aglutinante y se forma una pasta que le da origen. Como se toma el color natural que es blanca, no requiere químicos aclarantes como el papel de celulosa”, explicó la publicación de Carbono.news.

En contraposición, “el papel de celulosa proviene del árbol que no es blanco y, por eso, es esencialmente marrón. Debe pasar por un proceso de blanqueamiento mediante cloro y otros químicos”.

Según explicó Condurso, la piedra caliza se encuentra en abundancia, y la minería la trata como un desperdicio. Por ello dijo que se puede crear una industria nueva que fabrique el papel con ese material y así, dar trabajo a muchas personas no solo en la producción, sino también a otra gente que trabaja con gráficas. De un desecho se podría generar una industria sustentable. “Esto ayuda a la economía circular”, afirmó.

A modo de comparación, la empresa mencionó que en cuanto al papel hecho de madera, una tonelada de papel celulosa necesita de 20 árboles, y de 2 millones de litros de agua para su producción. En cambio, el papel mineral, hecho de roca, requiere cero árboles para una tonelada y cero litros de agua.

Así, se emite un 50% menos dióxido de carbono que en el papel vegetal, se consume un 50% menos energía y no hay emisiones tóxicas. Por ello tiene la certificación Cradle to Cradle (Cuna a cuna).

El proceso para crear Papel de Piedra fue desarrollado en Taiwan a fines de la década de 1990. Es un papel 100% impermeable, resistente, de color natural blanco y de tacto muy suave. Es un aislante natural de la grasa, la humedad y los hongos.

“Dispone de una excelente calidad de impresión, especialmente en offset, offset waterless, serigrafía, flexografía y huecograbado. Se puede adhesivar, coser y también es ideal para trabajos de relieve en seco”, añadió la empresa. 

Te puede interesar