Tiene 16 años, es DJ y productor y su música recorre el mundo

Sociedad 25 de marzo de 2016 Por
Desde chico, Maxi Fares toca la guitarra e internet le ayudó a conocer más. Está terminando el secundario y quiere estudiar Derecho.
maxi fares

Maxi Fares (16) casi que nació escuchando música, y viviéndola. A los 5 años, de inquieto, tomó una guitarra por primera vez para no soltarla más, y a los 8 ya estaba estudiando piano. Actualmente, este adolescente es DJ y productor musical -no sólo pone música de otros, sino que además crea sus propias pistas (es lo que hace un productor musical)- y su trabajo ha viajado en la web por todo el mundo.

Pero además sigue con su vida, la que cualquier otro adolescente de 16 años podría llevar: está terminando el secundario, juega al rugby y tiene decidido seguir la carrera de Derecho.

“Intento hacerme un tiempo para todo, así me organizo sin dejar nada de lo que me gusta de lado y lo disfruto”, destacó desde su casa de Dorrego, donde vive con sus padres y sus dos hermanos -es el menor-, y es el lugar donde además ha montado su estudio de producción.

“A futuro me gustaría presentarme en lugares y shows tocando mi música”, continuó con humildad. Maxi, además, trabaja como DJ poniendo música en distintos eventos privados.

“Con internet no existe un límite al que pueda llegar tu música y te sorprendés a diario. Eso es algo que siempre está bueno”, destacó el autor de “Appetizing Zoo”, su primer y único disco.

Una vida de música

Teniendo en cuenta el entorno en que Maxi llegó al mundo, su destino no podría haber sido otro que no sea la música. “Mi papá había trabajado como manager de Spinetta y Soda Stereo, y cuando tenía 5 años agarré una guitarra que estaba en el living y empecé a tocar. Y desde ahí no la solté”, rememora sobre su primer acercamiento al mundo de las melodías.

Su padre Ignacio -de la mano de The Beatles (quiénes si no)- fue quien impulsó ese primer acercamiento, y “Here comes the sun” fue la excusa. Las instrucciones para tocar ese tema de Harrison fueron las primeras clases que tomó Maxi y el puntapié para entrar al mundo de la música, del que nunca salió. Luego siguió aprendiendo, ya formalmente con el guitarrista Facundo Jofré.

Tres años después incursionó -tomando clases con Juan José Olguín- en el teclado, y con 10 años empezó a poner música. “Nos juntábamos con un amigo y poníamos temas todo el día, en casa, en fiestas. Es con él, Lao Lucero, con quien seguimos poniendo música en eventos actualmente”, continuó hurgando en su memoria.

Su primer acercamiento a la producción llegó a los 12 años, tal vez una edad en la que muchos chicos sólo se familiarizan con la música que se impone desde los medios y ése es su principal acercamiento. “Me dieron ganas de no poner música y nada más, sino de crear algo desde cero. Y fui investigando mucho en internet, porque hoy podés aprender cualquier cosa ahí. Así fue como me empecé y fui aprendiendo. Bajé dos programas, que todavía uso: FL Studio y Ableton. Quería crear un sonido mío, pero al principio no me terminaba de convencer”, continuó Fares en su casa - estudio, rodeado de sus instrumentos, su computadora y varios discos de quienes son sus influencias musicalmente hablando.

Cuando ya había cumplido 13 -y ya cerca de los 14-, esa búsqueda empezó a encontrar sus primeros resultados, aunque no definitivos. “Me empecé a sentir firme y seguro en lo que hacía. Creo que ahora he encontrado mi sonido, pero uno siempre va por más. No dejo de apuntarle a cosas nuevas, y eso es algo que mueve”, siguió.

En lo que se refiere a influencias, son variados los artistas y bandas que han dejado su huella en Maxi. A los ya mencionados Beatles se le suman Soda Stereo (“mi gran influencia a nivel nacional) y los inoxidables Genesis y Pink Floyd internacionalmente hablando. En cuanto a productores y DJs de trayectoria mundial, Daft Punk, Deadmau5, Gallant, Zedd, Porter Robinson, Madeon, Skrillex, Dyro y Justice -entre otros- son quienes han marcado su camino. Precisamente en su disco fusiona su amor por el rock con la música electrónica, el funk y lo clásico.

“Como todo lo que ocurre por estos años, mis canciones están teniendo mucho rodaje online. Por suerte he tenido muchísima llegada por Soundcloud y he recibido un montón de mensajes en inglés felicitándome por mi trabajo y de gente que se ofrece a que hagamos algo junto. El que más me llamó la atención fue un mensaje que me llegó desde India. Me sorprendió llegar hasta allá y tener feedback”, contó a Los Andes.

Su disco está disponible en esa plataforma desde setiembre del año pasado, mientras que también se puede escuchar en Spotify y un adelanto en iTunes. “La música en internet tiene sus ventajas. Por ejemplo, tenés la facilidad de escuchar en el acto la música que vos quieras y conocer nuevos géneros sin tener que esperar que llegue un disco, por ejemplo. Pero, a la vez, lo malo está en que la gente ya no compra discos y ahí se pierde la estética, la gráfica que lo acompañaba. Además la gente está dejando de comprar música y la baja gratis. Entonces eso lleva a que los servicios de streaming cobren un precio muy bajo a la gente -si es que cobran, como en el caso de los premium- y le llega muy poquito a los músicos. El jefe pasa a ser la gente”, continuó este joven guaymallino.

Por estos días está trabajando en un EP (“Used to”) que contará con dos nuevas canciones.

Las otras pasiones

Como cualquier adolescente de 16 años, Maxi estudia, tiene su grupo de amigos y participa de otras actividades que están tan metidas en su vida como la música.

Está por comenzar cuarto año del secundario y juega al rugby en Maristas desde chico casi como herencia familiar (allí jugaron su papá y su hermano).

“Sigo y voy a seguir jugando en la medida en que pueda. El rugby es mi otra pasión, además de la música. Y también tengo tiempo para juntarme y salir con amigos. Si uno se organiza, puede hacer todo lo que le gusta. Lo mejor para lograrlo es la perseverancia. Y si llega el éxito, no creérsela. Así como tampoco tirar la toalla y rendirse si llegan comentarios malos. Lo importante es insistir si a uno le gusta lo que hace”, contó Fares.

La familia del DJ y productor también ha jugado un rol fundamental en su corta, pero notable trayectoria. “Siempre me han bancado. Y eso te facilita un montón las cosas. Además, soy el más chico de mis hermanos, soy como el mimado de la familia”, cerró entre risas.

Para conocer más de Maxi Fares y escucharlo

FB: facebook.com/maxi.fares

Twitter: @FaresMaxi

Soundcloud: /maxi21

Te puede interesar