“Queremos que todos los policías tengan una formación de tres años y que los ascensos no sean más por antigüedad, sino por actos de arrojo y capacitación”

Chubut 10 de febrero de 2018 Por
Lo afirmó Federico Massoni, secretario de Seguridad y Justicia del Chubut, en una entrevista con Sur Actual. Partidario del “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”, dio a conocer que trabaja en reformas en la normativa de su funcionamiento para mejorar la seguridad y el desempeño de la Policía. Entre ellas, prevé la creación de un área dedicada a investigar el ciberdelito y, además, la División Motos. Además, la modificación de la política de sumarios. Y afirma que, según las estadísticas disponibles, Trelew es hoy, sobre Comodoro, la ciudad de Chubut con mayores problemas de inseguridad.
Federico Massoni

Hijo de Norberto Massoni, histórico dirigente del radicalismo chubutense fallecido en 2010, Federico Massoni quiso sin embargo transitar su propio camino y construir su propio perfil -en los últimos tiempos alto, en general-. Tanto que en el año 2003, cuando su padre asumió como senador nacional, se alejó de los pasillos del Congreso por los que había transitado por haber sido asesor durante algunos años, primero del senador José María Sáez y luego del exgobernador Carlos Maestro, en sus épocas de diputado y también integrante de la Cámara Alta.

Nacido en Comodoro Rivadavia, abogado egresado de la Universidad Kennedy de Buenos Aires, con 44 años y dos hijos (Valentina, de 11, y Nico, de 8) comenzó a incursionar en la política chubutense de manera más visible como director del Organismo Municipal Regulador de los Servicios Públicos (OMRESP) y luego como secretario de Obras y Servicios Públicos de Trelew, en ambos casos en la gestión del intendente Máximo Pérez Catán, entre 2011 y 2015.

En ese último año, 2015, Massoni fue por primera vez secretario de Seguridad y Justicia de la Provincia, en la gestión de Martín Buzzi, en los últimos dos meses y medio del mandato gubernamental.   

Después de ello “me alejé -cuenta el propio Massoni- para volver a dedicarme a mi estudio jurídico”, abierto poco después de su egreso como abogado. “Y ahora me convocó el gobernador Arcioni para que ocupe el mismo cargo, como secretario de Seguridad y Justicia de la Provincia”, resume, en alusión a su última asunción, el 18 de enero.

Massoni habló con Sur Actual a solas en su despacho de la Casa de Gobierno acerca de sus motivaciones para volver a la función pública y, sobre todo, de las reformas que, dice, ya trabaja para impulsar y mejorar la seguridad en Chubut.

-          ¿Qué lo hizo volver a la función pública ahora?

-          Sobre todo, que el gobernador Arcioni es un amigo. Confío plenamente no solo en su capacidad, su inteligencia, sino en el objetivo que tiene: el bien común para la sociedad chubutense. Y segundo, tengo el convencimiento de que algo le puedo aportar a la provincia del Chubut, sobre todo en seguridad, que es un tema extremadamente sensible. Y lógicamente con la responsabilidad que conlleva este cargo, que es muchísima. Este cargo es una mochila que tenemos que cargar y llevar adelante, que tiene más responsabilidades y otorga pocos derechos. Lo asumo con el compromiso que siempre tuve. A mí la vida política me gusta, considero que soy una persona política. Y también asumo las responsabilidades porque creo que es muy fácil opinar y criticar de afuera, es extremadamente fácil. Y es muy difícil llevarlo de adentro, pero creo que hay que hacerlo. Creo que todos, como ciudadanos, tenemos el compromiso de que a nuestra provincia le vaya bien. Y yo estoy en ese compromiso.

-          ¿Aspiraciones personales o políticas tiene?

-          No. Las aspiraciones personales que tengo son, en todo lo posible, intentar destacarme y hacer el bien a la sociedad; ser un buen ciudadano que pueda colaborar para que tengamos una sociedad más sana, mejor, más comprensiva, más solidaria. Creo que se puede ser, que si cada uno tuviese este pensamiento se presentarían dificultades como en toda la relación humana, pero por lo menos tendríamos un objetivo en común que nos haría mejor a todos.

-          Si tuviera que hacer un ranking hoy de las ciudades de Chubut con más problemáticas de inseguridad, ¿cuál sería la más complicada?

-          Es muy feo hablar de ranking porque cuando hablamos de inseguridad estamos hablando de víctimas, y cuando hablamos de víctimas nos referimos un ser humano que la pasó mal. Sí tenemos presente cuáles son los que consideramos puntos más calientes: son aquellos lugares en donde se presenta con mayor asiduidad la comisión de un delito, que puede ser determinado o puede ser variado. En cuanto a estadísticas, en este momento se encuentra más caliente la ciudad de Trelew, le sigue Comodoro Rivadavia. Cuando hablamos de punto caliente, hablamos de porcentajes de delitos de acuerdo a la cantidad de habitantes y también del tipo delictual: cuándo son más violentos o menos violentos. Trelew lleva la cabeza, le siguen Comodoro, Puerto Madryn, Esquel y Rawson, en ese orden.

-          Hasta hace poco era Comodoro la ciudad más caliente en cuanto a inseguridad…

-          Sí. Era la más conflictiva porque era la que tenía los delitos más violentos. En estos momentos Trelew tuvo un cambio muy grande, que es lo que nos llamó la atención y es donde quisimos apuntar toda la prevención. Y los delitos se están cometiendo de una manera muy violenta. La mayoría son agravados, es decir con presencia de armas de fuego; hay una falta de interés por la vida del prójimo que es extremadamente preocupante. Y con las políticas que estamos y queremos llevar adelante, buscamos evitarlos. Y, sobre todo con una postura que la digo y suena como un slogan, pero la queremos aplicar y de hecho estoy dando permanentemente la línea a los recursos policiales para que la lleve adelante: dentro de la ley todo, fuera de la ley nada. Este es el verdadero sentido de la tolerancia cero: significa que si usted circula con una moto y no tiene patente, aunque tenga todos los papeles de la moto, está cometiendo una irregularidad y hay que proceder al secuestro. Si usted tiene el carnet vencido, hay que proceder; si usted no tiene cómo llamar a una persona para que venga y maneje como es debido, no solo se lo va a multar, sino que se va secuestrar el auto. Es que aquellos permisos, beneficios o perdones que se arroga el efectivo que atiende determinado caso conlleva que nos empecemos a ablandar y a controlar menos. Todos los delitos mayores nacen de irregularidades menores. Todos. Eso está demostrado. Por eso el impulso tan fuerte para que nuestros legisladores aprueben las modificaciones al Código Contravencional. Porque le permite al policía tener las herramientas para abordar todo lo que llamamos delitos menores. Si usted bebe en la vía pública, me dirá “bueno, pero no es algo tan serio”; pero el beber puede convertirse en algo serio. Por eso nosotros debemos evitarlo, y debemos intervenir. Si usted fuma marihuana en la vía pública, está prohibido el consumo de marihuana, nosotros vamos a intervenir sin perdonar nada. Porque este tipo de cosas, aunque parezca que no son problemáticas, conllevan un potencial peligro para su persona o para terceros. La mayoría de los ataques violentos se producen con una persona intoxicada. La mayoría de los ilícitos, de robos a la propiedad y a la persona de forma violenta, se produce con vehículos que o están robados o no cumplen todos los requisitos, como no tener la patente o tenerla adulterada. Si yo controlo eso antes, puedo prevenir un robo o un acto violento y delictual. Nuestra postura apunta en un 95% a la prevención. Alguien puede decir que hay muchos ciudadanos buenos que trabajaban, tienen buen modo de vida y demás, pero por ahí se les venció el carnet. Es una irregularidad. Si bien yo puedo entender todo lo que le puede pasar, no puedo dejar pasar que está cometiendo una irregularidad.

-          Su alusión a la tolerancia cero me remite al polémico caso del policía Chocobar, que mató a un ladrón que había atacado a un turista en Buenos Aires, y por eso fue embargado por la Justicia, ya que no está claro cómo fue su intervención. A raíz de eso, el Gobierno Nacional dice que hay un cambio de paradigma en relación con la seguridad y que Chocobar actuó bien. ¿Cómo tiene que actuar un policía en casos graves como estos?

-          Yo seguí el caso. Pero es muy difícil cuando se sigue a través de los medios porque muestran una de las caras de los casos. Hablo como abogado: los medios muchas veces hablan de lo que conocen y, aunque lo hagan de la manera más objetiva, siempre hay subjetividad en el medio, porque es una persona la que escribe. En un principio entendía que Chocobar había actuado conforme a la ley, más la obligación que tiene el policía, que es el resguardo de terceros, sobre todo cuando teníamos una víctima que acababa de ser apuñalada. Como lo permite la ley, el policía hizo el uso de la fuerza determinada para contener esa agresión que estaba ocurriendo. Ahora, me empezó a hacer ruido cuando vi el video que apareció con posterioridad. Porque el video me muestra una persona que está corriendo, y que el policía Chocobar aparece de atrás habiendo efectuado los disparos que generan la muerte. También sería injusto si yo dijera que actuó mal y hay que meterlo preso. Yo soy respetuoso de los distintos poderes. Y cuando interviene la Justicia, hay que dejar que avance. Y no cometería el error, porque para mí es un error, de interponerme en el medio del accionar judicial. Porque si sale el más importante de los poderes, que es el Ejecutivo, a dar apoyo a determinada situación sin tener en consideración que la responsabilidad de la investigación pasa por otro poder, creo que hay un abuso por parte del Ejecutivo. Es una opinión personal. Después hay que esperar que la Justicia se expida. Lo cierto es que veo el video y me empieza a hacer ruido, pero no sé si el delincuente que acababa de dar diez puñaladas a una persona se estaba dirigiendo hacia otra persona. Si es así, uno puede considerar que está generando un peligro a terceros y tiene que actuar la Policía. Pero todo eso se va a manifestar en el juicio donde rigen las garantías constitucionales, por la cual uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario y se dan todas las garantías para que pruebe su inocencia, al margen de que la Fiscalía que lleva adelante la acusación tiene la obligación de demostrar que existió culpabilidad, que existió dolo por parte del policía o que hubo irregularidades en su accionar. Quiero decir con esto que tenemos que dejar de opinar tanto de afuera sin conocer los elementos y dejar que actúen las instituciones para que nos dejen al descubierto la verdad de lo que ocurrió.

-          En Chubut, ¿cómo está actuando la Justicia? Es una idea común en la gente que la policía detiene a un delincuente en varias oportunidades y a veces la Justicia lo libera porque no encuentra pruebas…

-          Para mí sería muy fácil decir que la Justicia no está cumpliendo el rol que tiene que cumplir, que la seguridad la construimos entre todos, que nosotros somos los buenos que agarramos permanentemente a los delincuentes, y la Justicia los deja salir. Eso es facilismo. Estoy convencido que es no asumir las responsabilidades que tiene cada uno. Por eso, si bien yo puedo disentir con muchos de los fallos judiciales, lo que debemos hacer dentro de las obligaciones que tenemos, primero como fuerza preventiva, y luego como auxiliares de la Fiscalía para la investigación, es esforzarnos por hacer el mejor trabajo posible. Si yo prevengo, no voy a tener estos problemas. Y si me superaron la prevención, debo tener una fuerza policial capacitada que le permita al fiscal contar con todos los elementos, con el objetivo de encontrar una condena. La mayoría de las causas se caen por una cuestión procedimental, por nulidades que se cometen o porque no se recolectaron bien las pruebas. Y creo que nosotros, aparte de realizar políticas de shock que son en el momento y se hacen para contener lo que está ocurriendo, debemos diagramar planes, que tenemos y hemos confeccionado con el jefe y el subjefe de la Policía, y que son a mediano y a largo plazo. Y encontrar la problemática de raíz. Si no tengo a la Policía debidamente capacitada, mal le puedo exigir que genere todas las pruebas o busque todos los elementos para que esa persona que detenemos por un delito termine cumpliendo una condena. Pero me encuentro con que tenemos policías con tres, seis o nueve meses de capacitación. ¿Cómo voy a tener una persona que, como máximo con nueve meses, puede estar en la calle y puede llevar adelante absolutamente todos los protocolos como para que los elementos que se juntan conlleven una pena al delincuente? ¿Cómo le voy a pedir que esté preparada para absolutamente toda situación que se le cruce en la vía pública? Para eso necesitamos policías capacitados, y por eso estamos analizando la implementación de lo que se denomina “Cuadro único”: es un policía que por lo menos va a tener tres años de capacitación, la misma que tienen los oficiales. Para que el día de mañana, cuando se le presente una situación, la pueda resolver en base a todos los elementos que fue adquiriendo en esos tres años de educación.

-          ¿Cuál sería el ámbito de esa capacitación?

-          La Escuela. Nosotros queremos cambiar la doble función que tienen suboficiales, con 9 meses de capacitación como mucho, y oficiales con tres años de capacitación. Queremos que todos tengan la misma capacitación, por eso se llama “Cuadro único” y que además los ascensos no sean por antigüedad. No puede ser que por el solo hecho de que pasaron los años alguien puede llegar a ser jefe de una Comisaría aunque no se haya capacitado ni nada por el estilo. Los ascensos tienen que ser por capacitación y por actos de arrojo, extraordinarios. Después, si alguien quiere ser agente toda su vida, que lo sea. Pero no lo voy a tener en un cargo de responsabilidad. Porque este sistema en el que solamente la antigüedad te lleva a ser jefe, nos lleva a que la Policía se convierta en algo chato, en algo que no genere el espíritu de capacitarse porque va a llegar igual.

-          ¿Con qué instrumento se genera eso?

-          Hay que hacer una modificación a la normativa, a la estructura policial, y estamos trabajando en eso, en la conformación de la ley que rige a la Policía. Porque es una ley que data del año 1970, en el que hay direcciones o áreas que ya no son completamente obsoletas porque no existen. Para dar un ejemplo, no tenemos una dirección que se encargue del ciberdelito. Voy a dar un ejemplo concreto: tenemos problemas en la provincia con respecto al abigeato. Ya hemos implementado mecanismos. De hecho en los controles han caído y hemos secuestrado carne mal habida. Y lo hicimos con dos mecanismos que vamos a seguir llevando adelante. Uno, el control en rutas, en accesos. Y además por primera vez la Policía se está metiendo dentro de las carnicerías a controlar lo que venden, para saber si tienen los sellos y demás cuestiones. Pero nos queda algo importante: que la comercialización se realiza a través de Internet, de blogs, de páginas, de Facebook y se hace entrega directa en las casas. Y la mayoría de la comercialización de las cosas mal habidas se está dando a través de Facebook u otros lugares de internet.

-          ¿Hay personal para eso?

-          Sí, ¿cómo no va a haber personal? La pregunta sería: ¿Tenemos el personal capacitado para eso? ¿Hay personal capacitado? Y yo voy a decir que no. Porque no lo hemos desarrollado. No hay una estructura que capacite a personal específico de estas áreas.

-          ¿Cuánto personal tiene actualmente la Policía del Chubut?

-          Alrededor de 5.200. Se dividen en el grupo comando y el administrativo.

-          ¿Alcanzan?

-          Depende. Si yo no contase con cámaras de seguridad, no contase con motos ni con patrulleros, no alcanza. Porque necesitaría un policía para que camine cinco, diez cuadras, y las controle. Así no nos va a avanzar nunca el recurso humano porque el crecimiento demográfico lleva a que siempre haya que tener más policías. Cuando en realidad lo que tengo que garantizar es la eficiencia, que no se da con más recurso humano, sino con el ensamble entre el recurso humano capacitado y la tecnología aplicada. Por ejemplo, los corredores escolares donde yo pongo el recurso humano policial muy junto, como para que la gente, el estudiante en este caso, esté seguro. Afecto 10 policías y un patrullero. A todo eso lo puedo solucionar si pongo cámaras móviles donde se establece el corredor, con un ojo entrenado detrás de la cámara. Y con un elemento nuevo que no existe, que es la División Motos. Si bien hay un grupo de motos, no hay una división creada para que vayan peinando no el corredor, sino el barrio o el sector. Primero porque cuando genero el corredor estoy generando indefensión en el resto del sector, porque tengo un recurso estático, y encima con un personal y un horario determinado. Y esto lo saben todos aquellos que delinquen. Entonces tengo que buscar mecanismos que sean eficientes y rápidos. Las motos llegan rápidamente y batieron todos los récords el año pasado en cuanto a detenciones y secuestros de armas en intervenciones delictuales.

-          ¿Hay que comprar motos para esa división?

-          Por supuesto. Y hay que comprar buenas motos. No motos que duren un mes o mes y medio.

-          ¿Y hay plata para hacerlo?

-          En este momento estamos en una situación económica financiera crítica. La pregunta es a qué le vamos a dar prioridad. No es que el Estado no está haciendo absolutamente nada, sino que se trata de prioridades. ¿Le doy prioridad a la compra de un elemento vital para la seguridad como es una moto, en forma transparente, con una licitación y que los precios sean acordes a los que se manejan en el mercado? ¿O le voy a dar prioridad a la modificación de un edificio para la Policía? Yo le tengo que dar prioridad a las motos. La cosa sí pasa por si hay plata o no, pero dentro de esta poca plata que se maneja, la cuestión pasa por la prioridad que voy a establecer. Todo lo que haga a la prevención es prioritario. Porque a mediano plazo me va a generar un ahorro, ya que no será un gasto sino una inversión. Comprar una buena moto que se rompe menos genera que en el futuro tengo menos taller, y si tengo menos taller tengo menos repuestos, y si tengo menos repuestos tengo menos gasto.

-          ¿Aporta que las municipalidades tengan guardias urbanas?

-          Sí, pero en cuanto a lo preventivo, porque es un ojo más. Si bien no puede intervenir, es un ojo más para que nosotros podamos intervenir rápidamente.

-          ¿Funciona?

-          Por supuesto que funciona. Estamos trabajando en colaboración. En algunas municipalidades ponemos un recurso humano policial en los móviles que tienen ellos. Así estamos multiplicando la cantidad de móviles y de lugares donde estamos porque hay un policía acompañando al de la guardia urbana, o como se llame el mecanismo del municipio. Pero además las municipalidades han asumido un rol muy importante en la colaboración a la Policía. Sin ir más lejos Trelew permanentemente está colaborando. Ahora nos van a ceder un edificio para que pongamos en aplicación rápida un centro de detención para contraventores. Además estamos firmando la semana que viene un convenio con la Municipalidad de Trelew por el cual de todas las multas que se realicen, se hace una cesión del 20% para que tengamos los elementos necesarios para aplicar a la prevención, a la detección y detención del delito. Lo mismo hacen las Municipalidades de Comodoro y la de Puerto Madryn. Estamos hablando de distintos sectores, que colaboran todos y estamos teniendo una relación extremadamente directa porque la problemática nos afecta a todos.

-          ¿Qué otro aspecto tendrá el plan que se va a llevar adelante, además de la división motos, el ciberdelito y la capacitación?

-          Hay cuestiones que quizás parecen menores, pero generan un malestar importante. Hay muchas situaciones que se dan y son injustas o no se resuelven rápido: apunto a modificar la normativa que hace a los sumarios policiales. A un policía porque chocó se le hizo un sumario y automáticamente se le frena la posibilidad de ascenso hasta tanto se resuelva. Muchas veces se dejaba un policía con un sumario abierto por años, por una cuestión menor. Hay cosas que hay que resolver inmediatamente. No puedo tener una persona de rehén con un expediente abierto, porque es lo peor que le puede pasar. Entonces hay que iniciarle un sumario, buscarle la responsabilidad, si hay una responsabilidad tendrá los días de arresto que sean necesarios, y hay que continuar. Pero no dejar in eternum causas abiertas para que le genere el perjuicio del no ascenso; y además es una presión que se le está generando a una persona que tiene un expediente abierto.

-          ¿Hay tiempo para implementar todo esto, teniendo en cuenta que quedan menos de dos años de gestión del Gobierno actual?

-          Lo más importante es sostenerlo. Que este camino que estamos emprendiendo, cuando venga otra gestión, continúe. Por eso hay que hacerlo de la forma más racional posible, menos politizada posible. Porque muchas veces se destrozan cosas que se hicieron bien, pero por una cuestión política nada más. La seguridad no tiene que pasar por eso. Se trata de defender a quien es peronista, radical, del PACh, del PRO o de lo que sea, de la misma forma que se vela por cualquiera. Y los mecanismos que estamos aplicando no tienen nada que ver con la política, sino que la política va a pasar por lo eficientes que seamos aquellos que estamos ocupando el cargo hoy.