En Estados Unidos, el grito de gol tiene la voz de un argentino

Sociedad 08 de julio de 2018 Por
Andrés Cantor, el locutor de Telemundo famoso por gritar “gooool” y narrar los partidos, cree que todo se escucha mejor en español. Para muchos aficionados al deporte, entre ellos los anglohablantes, el fútbol suena con su voz.
merlin_139393119_503b1728-5a4f-40ad-bd09-c01c3bef1a82-blog427

Andrés Cantor, el comentarista de fútbol de Telemundo conocido por su grito de “¡Goooool!” cada vez que alguien anota en la Copa del Mundo, realiza un par de rituales antes de cada transmisión. Comienza por soplar por una pajilla, como si fuera una trompeta, y toca la melodía del himno de Estados Unidos para aflojar las cuerdas vocales. Bebe agua para hidratarse y cerca pone un poco de miel para suavizar la garganta cuando es necesario.

Para muchos aficionados al deporte, entre ellos los anglohablantes, el fútbol suena como la voz de Cantor.

Dio voz a una versión caricaturizada de sí mismo en Los Simpson y, en inglés, la ha prestado para comerciales de televisión que promocionan seguros, automóviles y otras mercancías.

Rusia 2018 es el noveno Mundial en el que ha participado Cantor, de 55 años, y es el décimo al que asiste. El 2 de julio, después de narrar el partido en el que Brasil derrotó a México, Cantor, originario de Buenos Aires, habló con The New York Times mientras comía bocadillos. No había dejado de viajar durante más de una semana.

Hemos condensado y editado las respuestas con el objetivo de tener mayor claridad.


¿Cómo te iniciaste en el oficio del periodismo deportivo?

Univisión me dio mi primer trabajo en 1987. Estudié Periodismo porque quería trabajar en la prensa escrita. Por esta razón, nunca tomé cursos de radiodifusión en los cuatro años en los que estuve en la Universidad del Sur de California (USC). Quería ser escritor. De pronto, me dieron una oportunidad: realicé una audición en Univisión antes de que se llamara así. El nombre de la cadena era SIN, la sigla de Spanish International Network. Yo tenía 23 años.

¿A quién escuchabas cuando eras joven?

Crecí con la radio de Argentina y la mayoría de los locutores cantaba el “gol” de la misma manera. Tal vez era un estilo diferente, estoy hablando de finales de los años sesenta, inicios de los setenta, y era un tipo distinto de transmisión. Recuerdo escuchar a José María Muñoz, un locutor que se escuchaba en Argentina y en toda América Latina. Todos los chicos a los que les gustaba el fútbol crecieron escuchándolo, todos oíamos la radio y el gol se cantaba de esa forma.

¿Alguna vez has perdido la voz a la mitad de un torneo?

Nunca la he perdido por completo. El otro día narré un juego muy emotivo. El partido entre Argentina y Nigeria, en el cual Argentina estuvo contra las cuerdas, al borde de quedar eliminada en la fase de grupos, hasta el minuto 87. Cuando hay muchas emociones, es más común que la voz se desgastaste. Ese juego en verdad me destruyó la voz. He viajado en avión diez noches al hilo. Los cambios de temperatura —afuera hace calor y adentro frío— se mezclan con la falta de sueño y las cuerdas vocales se desgastan.

¿Cómo traduces la energía de un partido en tus comentarios?

La idea es tener a la gente al borde de sus asientos, jugar el partido junto con los futbolistas. La idea no es solo gritar “gol”. Se trata de entusiasmar a las personas, al menos a la gente no es necesariamente aficionada férrea del fútbol.

¿Qué opinas de que el torneo pase de 32 a 48 equipos para 2026?

Creo que están matando el deporte. Esta Copa del Mundo podría demostrarme lo contrario, por los equipos que están llegando a los cuartos de final, pero, a pesar de eso, debemos detenernos a analizar por qué los equipos grandes están fracasando. No me gusta que haya un Mundial con 48 escuadras, creo que basta con 32.

Prefieres ver fútbol en español, pero ¿ves algún deporte en inglés?

Veo deportes sin importar el idioma. Me gusta ver el básquetbol de la NBA en inglés en TNT; me encanta la manera en que hacen los programas en el estudio. Me gustan el boxeo y el tenis. No me gustan ni el béisbol ni el fútbol americano.

¿Alguna vez has tenido que suavizar tu acento argentino?

Nunca. Nunca lo haré. Estoy orgulloso de mi acento argentino. Después de todo, vivo en Miami y cualquier día puedo cambiar a español de Colombia, Cuba, Puerto Rico y al centroamericano. Tengo un acento con un poco de todas las regiones de América Latina. Pero si me haces enojar, escucharás mi mejor acento argentino.

¿Cuál es el gol más emotivo que has cantado?

El gol que anotó Landon Donovan en el Mundial de 2010 en Sudáfrica. Lo narré para mi empresa radial. Fue la última jugada del encuentro, Estados Unidos iba a quedar eliminado en la primera fase y anotó, y me volví loco. Me desquicié el otro día con el gol de Argentina a Nigeria (el sábado, Argentina cayó ante Francia y fue eliminada).

¿Qué tanto te molesta que la gente te pida que grites “¡gol!” cuando te ve?

Significa que la gente está viendo los partidos que narro y presta atención. No me molesta en lo más mínimo. No siempre les concedo gritar “gol”, pero es muy alentador que me reconozcan.

¿Alguien te ha reconocido tan solo al oír tu voz?

¡Muchos! Mucha gente. Puedo estar en la fila del supermercado o en la del cine, en cualquier lado, y alguien dirá: “Reconozco tu voz, ¿cómo estás?”. Es uno de los cumplidos más halagadores que me pueden hacer.

¿Practicas tu grito de gol?

Nunca. No puedes practicar un grito de gol porque no solo se hace énfasis en un gol por ser un gol. Está relacionado con la jugada. No hay manera de prepararse para un gol. Algunos son mejores que otros. Tiene que ver con la importancia del gol, el momento. No se puede practicar.

Si el fútbol suena mejor en español, ¿qué otra cosa se escucha mejor en este idioma?

Todo. La vida.