Las mejores rutinas matutinas según 300 personas exitosas

Sociedad 28 de octubre de 2018 Por
Las actividades y decisiones que tomamos en la primera hora después de despertar pueden determinar el transcurso de todo nuestro día, pero eso no significa que nuestra rutina matutina deba ser igual a la de otros; te compartimos algunos hábitos.
merlin_142663992_d24e51be-1b46-487b-b1d0-846be069f6d7-master1050

Las decisiones que tomamos a primera hora de la mañana con frecuencia determinan cómo será el resto de nuestro día. ¿Tu rutina diaria te garantizará un día lleno de productividad y paz mental o estás por enfrentarte a ocho horas continuas de trabajo caótico?

Durante los últimos cinco años he entrevistado a más de trescientas personas exitosas acerca de sus rutinas matinales. Al hablar con líderes empresariales, rectores universitarios, atletas olímpicos, modelos de pasarela y artistas, he descubierto que no existe la mejor rutina matinal que funcione para todos, aunque sí hay hábitos que las personas exitosas con las que conversé practican a diario.

Experimenta con tu hora de levantarte
La mayoría de las personas a las que entrevisté tiende a levantarse temprano (la hora promedio entre los entrevistados fue las 6:27 a. m.), aunque a aquellos que son exitosos les gusta experimentar para descubrir el horario que más les funciona.

Para muchos de nosotros, la hora a la que despertamos depende casi por completo de cuándo debemos llegar al trabajo, a la escuela o a cualquier otro lugar. A menudo, esto significa levantarse lo más tarde posible para aprovechar el sueño al máximo y tener un único objetivo: salir de casa a tiempo para no llegar tarde a donde sea que tengamos que estar a primera hora. Pero probar distintos horarios para levantarte te da el espacio necesario para disfrutar de tus mañanas.


Busca tiempo para energizarte
La mayoría de las personas exitosas busca cómo tener tiempo para hacer lo que las hace sentir relajadas, motivadas y con energía. Puede consistir en hacer ejercicio, leer, meditar o simplemente pasar tiempo con seres queridos.

Tu rutina matinal te ayuda a mantener los pies en la tierra, y usarla con plena conciencia te ayudará a marcar el tono del resto de tu día.

Marie Kondo, asesora de organización y autora de The Life-Changing Magic of Tidying Up, me comentó que ella despierta por las mañanas y de inmediato abre las ventanas para que entre el aire fresco, una práctica que ha realizado desde niña. También purifica su casa con incienso y, dada su línea de trabajo, no cabe duda que la arregla antes de marcharse.

Duerme lo suficiente
La calidad de tu sueño la noche anterior tiene un impacto directo en tu capacidad de desempeño al día siguiente y, por supuesto, tu capacidad de disfrutar el día.

No parece ninguna novedad, ya lo sé. Pero sigue leyendo.

Tu rutina matinal no es nada si no va de la mano con una buena noche de sueño. No dormir lo suficiente se relaciona con enfermedades crónicas como diabetes o enfermedades cardiovasculares, e incluso podría mermar la eficacia de tu sistema inmunitario.

No seas autocomplaciente respecto al tiempo que duermes; la mayoría de las personas necesita entre siete y nueve horas de sueño cada noche. Si constantemente intentas mantenerte funcional con menos de siete horas de descanso, el sueño te cobrará factura más pronto que tarde.

Adapta tu rutina a distintas situaciones
Aunque no siempre podrás realizar tu rutina matinal por completo cuando estás lejos de casa, sí puedes tener una rutina especial durante viajes que esté siempre a tu alcance para cuando la necesites. Si te quedas en casa de algún familiar, en lugar de ir al gimnasio local para ejercitarte un par de horas por la mañana, considera en cambio salir a trotar alrededor de la manzana. Si estás atrapado en una habitación de hotel con pocas opciones para desayunar, piensa en encontrar el supermercado más cercano para preparar un desayuno que sea parecido a lo que más te gusta comer en casa.

No te autocastigues
De las personas con las que hablé, casi ninguna considera que sea un fracaso no haber cumplido con su rutina durante dos o tres días. Reconocen que en ocasiones sucederá y no pasa nada.

Recuerda: deja de ser tan duro contigo mismo.

El comediante Jerry Seinfeld tiene una teoría sobre cómo crear hábitos en la que es necesario que una persona no “rompa la cadena”. La idea es que, si hay una tarea que quieres cumplir a diario, puedes asegurarte de realizarla al colocar una X roja encima de cada día que cumplas la tarea en un calendario grande sobre la pared: pronto habrás creado una cadena. Tu único trabajo es no romperla.

Aunque me entusiasma la teoría de Seinfeld, esta no permite que haya yerros ocasionales pero inevitables. Si te funciona, ¡genial! Sigue manteniendo la cadena en curso, pero es importante recordar que la vida es impredecible y en ocasiones simplemente no podrás apegarte a tu rutina matinal. Suele suceder y no pasa nada. Reflexiona al respecto, luego olvídalo y sigue adelante.

“Yo me doy un descanso y tomo distancia para tener un panorama más amplio”, dijo Kevin Cleary, director ejecutivo de la empresa de alimentos orgánicos Clif Bar & Company. “Si no puedo ejercitarme al final del día, decido retomarlo al día siguiente o a los dos días. Dentro de seis meses, ni mi cuerpo ni yo sabremos que nos perdimos un día de ejercicio”.

FUENTE- NYT