Sentencian a soldado retirado a 5160 años de prisión por masacre en Guatemala

Argentina y el Mundo 25 de noviembre de 2018 Por
Un tribunal guatemalteco determinó que Santos López Alonzo, acusado de pertenecer a un escuadrón de élite del ejército conocido como los kaibiles, participó en la matanza de casi todos los hombres, mujeres y niños en el poblado Dos Erres el 7 de diciembre de 1982.
merlin_147169119_099e4e55-f029-47d0-9ee0-82ad6cf64fc6-master1050

Un tribunal guatemalteco sentenció a un soldado retirado a más de cinco mil años de cárcel por la masacre de 171 personas en la que es considerada una de las peores atrocidades en la guerra civil de ese país que se extendió durante 36 años.

Los fiscales dijeron que el soldado, Santos López Alonzo, de 66 años, quien es acusado de pertenecer a un escuadrón de élite conocido como los kaibiles, participó en la matanza de casi todos los hombres, mujeres y niños en el poblado agrícola de Dos Erres el 7 de diciembre de 1982, de acuerdo con Reuters.

López fue sentenciado el 21 de noviembre después de ser deportado de Estados Unidos en 2016 para enfrentar al tribunal guatemalteco, en el cual fue encontrado “responsable como autor” de la masacre, de acuerdo con informes noticiosos.

Fue sentenciado a treinta años por crímenes contra la humanidad y treinta años adicionales por cada una de las 171 víctimas, aunque las sentencias son simbólicas debido a que la pena máxima que alguien puede cumplir en Guatemala es de cincuenta años.


Él también fue acusado de secuestro y de adoptar a un niño de 5 años, Ramiro Osorio Cristales, cuya familia fue asesinada en la masacre. Osorio fue una las personas que testificaron en el juicio de López, de acuerdo con la cadena británica Sky News.

López fue acusado de ser parte del equipo de élite de kaibiles, Patrulla de Operaciones Especiales, que fue enviado a Dos Erres para encontrar a miembros de un grupo guerrillero que había emboscado a un convoy militar.

Cuando la patrulla fracasó en encontrar a la guerrilla o a las armas, sacaron a los pobladores de sus hogares y violaron a muchas niñas, de acuerdo con los fiscales. Para encubrir las violaciones, asesinaron a casi todas las personas que vivían ahí.

La masacre fue llevada a cabo durante el régimen de Efraín Ríos Montt, el dictador que gobernó Guatemala durante uno de los periodos más sangrientos de su prolongada guerra civil y fue posteriormente encontrado culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad.

De acuerdo con una comisión de la verdad de las Naciones Unidas, alrededor de 200.000 personas fueron asesinadas y 45.000 desaparecieron durante el conflicto, el cual duró desde 1960 hasta 1996. La mayoría murieron a manos del ejército, aunque algunos fueron asesinados por guerrillas de izquierda.

FUENTE: NYT