Violó las condiciones del arresto domiciliario al visitar a otra imputada y regresó a una prisión común

Chubut 08 de diciembre de 2018 Por
Se trata de Daniela Souza, una joven de Trelew que se hallaba detenida bajo la modalidad del arresto domiciliario con una tobillera electrónica con la que se monitoreaban sus movimientos a la distancia.
Audiencia Souza
Daniela Souza, de ropa oscura, en una de las audiencias por la causa "Embrujo".

Una de las mujeres imputadas en la causa “Embrujo”, que investiga corrupción en el Estado del Chubut durante la actual gestión provincial, no cumplió con las condiciones del arresto domiciliario y, por violarlas, ante el pedido de un fiscal, la Justicia la mandó de regreso a un centro de detención, hasta que se inicie el juicio oral y público en su contra, previsto para el próximo mes de marzo.

Se trata de Daniela Souza, una joven de Trelew que se hallaba detenida bajo la modalidad del arresto domiciliario con una tobillera electrónica con la que se monitoreaban sus movimientos a la distancia.

Tenía permiso solo para concurrir a su psicólogo, pero este último jueves se desvió de su recorrido y durante una hora y media estuvo visitando a una amiga, que además es coimputada en la misma causa y que también se hallaba con arresto domiciliario. Se trata de Natalia Mc Leod que junto a Souza están sospechadas de integrar una asociación ilícita integrada por ex funcionarios de la Secretaría Privada del extinto gobernador Mario Das Neves, y otros particulares para hacerse de fondos públicos. Por la serie de hechos que se investigan están imputadas trece personas.

Souza se hizo llevar por un ex novio con el que mantiene una buena relación. Pero de regreso estuvo en la casa de Mc Leod. El centro de monitoreo que existe en Rawson detectó este movimiento, se dio aviso a la Oficina Judicial y desde esta al fiscal Omar Rodríguez que pidió una inmediata audiencia para revocar o dar marcha atrás con el arresto domiciliario.

En la audiencia en este caso presidida por el juez de garantías, Sergio Piñeda, el fiscal Rodríguez expuso las condiciones que debía cumplir durante el arresto domiciliario en su casa de la calle Zapiola de Trelew.

Las medidas fueron impuestas por quien autorizó el arresto, el juez Marcelo Nieto Di Biase. “Solo debe concurrir al lugar al que se la autoriza -en este caso particular, su psicólogo- y cualquier desvío le puede costar que vuelva a un centro de detención que puede ser Telsen o Comodoro Rivadavia”, ejemplificó en su momento Di Biase para que la imputada tome dimensión y conciencia de lo que le podría ocurrir. Las advertencias de Nieto Di Biase fueron muy claras y concretas, dijo el fiscal general Rodríguez.

El defensor de Souza, el abogado Damián D’Antonio, llevó a la audiencia a un ex novio de Souza que fue quien lo trasladó. El joven dijo que efectivamente fueron al domicilio de Mc Leod, pero que el interesado en verla era él, que solo quería saludarla porque hacía tiempo que no se veían. Al interrogarlo el fiscal general Rodríguez puso en duda la credibilidad del joven, actitud coincidente con lo que también interpretó el juez Piñeda.

El magistrado, al momento de resolver, fue taxativo y muy concreto en responsabilizar a Souza por toda la situación creada. Le reprochó además no haber dado aviso previamente a su defensor de lo que había ocurrido, infiriendo además que la imputada nunca tuvo dimensión real de las advertencias del juez Di Biase y que además estaba monitoreada las 24 horas por una pulsera electrónica.

En silencio y mirando permanentemente al juez, la mujer escuchó la resolución que la manda nuevamente tras las rejas.