La “rara” aparición de cocaína en una red de pesca en barco de Conarpesa: dos diputadas nacionales piden medidas al fiscal Gélvez

Chubut 04 de septiembre de 2020 Por Redacción
Son Mariana Zubic y Paula Oliveto. Le piden medidas cautelares e investigación. “Podría desentrañar el tráfico de droga en el mar del sur argentino”, dicen. El recuerdo del asesinato de Raúl “Cacho” Espinosa en el escrito.
Droga Conarpesa barco

Las diputadas Mariana Zuvic y Paula Oliveto solicitaron al fiscal federal de Rawson que tome las “medidas cautelares o las que crea necesarias” para desentrañar el origen de los 10 kilos de cocaína que fueron encontradas por un barco que se encontraba en alta mar pescando langostino. Alrededor de 10 paquetes con la droga aparecieron cuando los marineros levantaron una red de arrastre. Se encontraban mezcladas entre los mariscos. 

Las diputadas plantean una serie de dudas respecto al hallazgo al que consideran “raro” y advierten que el mismo puede desentrañar las maniobras del narcotráfico que se realiza por mar en los puertos del sur de la Argentina. 

“Resulta pertinente y urgente que Ud. requiera al juez competente que se tomen las medidas cautelares o cualesquiera otras que considere necesarias para investigar la información aportada con el fin de obtener pruebas de la comisión del delito de narcotráfico, que se infiere del hallazgo de los paquetes de cocaína. Asimismo, de la investigación que se solicita, debería surgir con más claridad la exención de responsabilidad penal de la empresa pesquera CONARPESA y su tripulación, ya que hay indicios que inducen a la sospecha y a ampliación de la investigación”. 

El fiscal federal de Rawson Fernando Gélvez confirmó a Sur Actual que efectivamente le llegó el pedido de las diputadas. “Estamos en plena investigación y se han tomado todas las medidas desde el momento en que recibimos la denuncia. Recabamos los datos que recogió la Prefectura Naval que recibió al mencionado barco y seguiremos adelante tomando las decisiones que hagan falta en una investigación que resulta compleja pero que seguiremos sin pausa”, expresó el fiscal. 

El 23 de agosto pasado, el barco “Conarpesa I” nave insignia de la empresa pesquera del mismo nombre, notificó que en uno de los lances de sus redes para pescar langostino aparecieron paquetes de cocaína que en total sumaban 10 kilos de droga. Según las primeras expresiones de los peritos, la droga llevaba en el fondo del mar al menos 2 años, por la condición en que se encontraban los paquetes. Se cree que es de máxima pureza. 

De todas maneras, fuentes judiciales admitieron que se trataba de un caso “al menos raro” y del que no había antecedentes. Ni bien se comprobó el hallazgo, el capitán del barco lo denunció a Prefectura y regresó al puerto de Madryn con la inesperada carga. La droga se encontró a 191 millas naúticas de Puerto Madryn. 

Las especulaciones en torno a la aparición de esa importante cantidad de droga (se estima que podrían ser más de 10 kilos) dio para múltiples especulaciones. Lo que sí es seguro es que los envoltorios llevaban bastante tiempo en alta mar a juzgar por el estado en que se encontraban. 

Un traspaso de barco a barco, el “descarte” de la droga por parte de alguna embarcación que era perseguida por autoridades, figuran entre las hipótesis. Pero ya los investigadores creen que será “imposible”
determinar a ciencia cierta cómo llegó la droga a las profundidades del mar argentino. 

“Es un tema complejo y hasta oscuro. Con mucho misterio alrededor”, agregó la fuente judicial. La presencia de moluscos que los paquetes tenían adheridos dieron la única prueba que se tiene hasta ahora: que llevaban largo tiempo en el agua. 

Las diputadas plantearon interrogantes por el hallazgo e hicieron un racconto de lo que ocurrió en la zona en los últimos 20 años partiendo del asesinato del empresario pesquero Raúl “Cacho” Espinosa ocurrido en enero de 2003 pocos días después de haberse entrevistado con Elisa Carrió, por entonces candidata a presidenta. 

Espinoza fue ejecutado de un disparo frente a su casa de Puerto Madryn donde llegaba junto a su esposa Lorena Gabarrús que fue testigo del crimen y que alcanzó a reconocer al presunto autor. Pero nadie fue preso por el asesinato. 

Espinosa estaba enfrentado con los empresarios españoles Álvarez Castellanos, con quien había trabajado tiempo atrás, pero su desvinculación de los mismos no fue en los mejores términos. Carrió siempre sostuvo que el crimen del entonces dueño de la pesquera San Isidro tenía que ver con ese conflicto. Fernando Álvarez Castellanos es el presidente actual de la empresa propietaria del “Conarpesa I”, barco en el que se encontró la cocaína en las redes de pesca. 

Zubic y Oliveto le enviaron al fiscal un cuestionario de 23 preguntas referidas a todos los movimientos del barco desde el mismo momento en que levantaron las redes. Hay que recordar que ni bien se conoció la noticia Fernando Álvarez Castellanos emitió un comunicado deslindando al barco y a la empresa del hallazgo y para evitar que “se digan boludeces” respecto al mismo reivindicando además la actitud de la tripulación apenas encontró los paquetes que contenían la droga. 

Te puede interesar