“Ansiamos que en Chubut pronto podamos compartir un Día del Trabajador Minero diferente”

Región 28 de octubre de 2020 Por Redacción
Al celebrarse este miércoles, 28 de octubre, el Día del Trabajador Minero en la Argentina, la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros del Chubut (CAPEM) difundió una salutación.
Minería trabajo

La Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros del Chubut (CAPEM) difundió este miércoles una salutación por conmemorarse el Día del Trabajador Minero en la Argentina.

En ese marco, la entidad, que nuclea a cerca de un centenar de asociados y que preside el geólogo Gerardo Cladera, expresó sus deseos de que en Chubut “pronto podamos compartir un Día del Trabajador Minero diferente: uno en el que se comprenda de manera cabal la importancia de una tarea generosa y noble. Uno en el que se vivencie una industria posible y realizable, con el compromiso ineludible con el cuidado del medioambiente, del agua y la sostenibilidad. Uno en el que los chubutenses estemos orgullosos del desarrollo de nuestra tierra y la prosperidad de nuestras hijas y nuestros hijos”.

En la salutación, la CAPEM recordó que la fecha “se instituyó para conmemorar la fundación de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA)”, en 1953. “Desde entonces, mucho ha pasado, y varias generaciones de argentinos han vivenciado el orgullo que representa formar parte de la gran comunidad minera”, agregó. 

“La minería es una industria noble -continuó-. Considerada ‘madre de industrias’, ha permitido el desarrollo de innumerables emprendimientos y actividades alrededor de ella. Su aporte al progreso industrial y de las comunidades es innegable, así como los beneficios de los cuales el conjunto de la población se nutre”.

Precisó que “las aplicaciones de los productos mineros en la sociedad van desde los artefactos singulares de la vida cotidiana, hasta los adelantos más evolucionados del desarrollo industrial, en un amplio abanico que va desde la medicina hasta los avances científicos complejos para frenar el cambio climático”.

“En todas y cada una de esas aplicaciones e industrias -enfatizó- hay un principio común y un entrelazamiento en un mismo punto de partida: la labor de los trabajadores y las trabajadoras de la minería. Sin su aporte, tenacidad, profesionalismo y dedicación serían impensadas muchas de las cosas que hoy forman parte de nuestra vida diaria, desde lo más ínfimo hasta lo más entramado. Honrarlos en su día es un deber y un orgullo”.

Concluyó la CAPEM que con el homenaje se “pone en valor a los miles de trabajadores que día tras día ponen el hombro para sacar las cosas adelante. Y es también, por añadidura, en la figura y representación de cada una y cada uno de ellos, un agradecimiento a sus propias familias, que los respaldan y acompañan en esta fecunda tarea, y que también forman parte de la gran familia minera”.
 

Te puede interesar