Vecinos de la Meseta rechazan y desmienten declaraciones del cura párroco de Gan Gan

Chubut 16 de octubre de 2020 Por Redacción
Lo hicieron a través de un comunicado, luego de que “Tono” Sánchez se expresara en duros términos contra la actividad minera y la asistencia que la empresa Pan American Silver dio a pobladores vulnerables de la región.

Un grupo de vecinos autoconvocados de Gan Gan junto a la Cámara de Comercio, Turismo e Industria de la Meseta Central del Chubut (CAMECCH) y el Grupo de Trabajo local “22 de Septiembre” emitieron un comunicado en el cual rechazaron expresiones del cura párroco Antonio “Tono” Sánchez, que fustigó a la empresa Pan American Silver por entregar víveres y leña a los vecinos más vulnerables de la región, en el marco de su programa de Sostenibilidad Social. 

“Los vecinos autoconvocados promineros de Gan Gan en conjunto con CAMECCH y Grupo de Trabajo ‘22 de Septiembre’, en representación de una gran mayoría de pobladores de la Meseta, que se expresan en un reclamo genuino, por querer decidir sobre el desarrollo de nuestra región, queremos desmentir categóricamente las expresiones hechas públicas en algunos medios periodísticos (Radio 3), por el señor Antonio ‘Tono’ Sánchez, cura párroco representante hoy de la Iglesia Católica de la Meseta”, indicaron en el documento, firmado por varios vecinos. 

Agregaron que “la entrega de víveres y leña se realizó en el marco de ‘actividades de asistencia comunitaria por Covid-19’, dentro del Compromiso de Sostenibilidad Social que desarrolla la empresa PAS”, y que este programa no lo realiza la empresa “desde ahora, sino que es permanente”. 

Recordaron en este punto que “en la emergencia por la caída de ceniza del año 2011 también se llevó a cabo una campaña similar”, y añadieron que el caso de la actual entrega de leña y víveres realizada durante la semana pasada “el listado de productores fue trabajado con los intendentes y referentes locales, y se priorizó a los que tenían mayores necesidades sociales. Las zonas que se abarcó son todas con dependencia de las Comunas de Gastre y Gan Gan. No podían quedar excluidos del beneficio los miembros de comunidades originarias, debido a que resultaría una acción discriminatoria”. 

Frente a las declaraciones de Sánchez que aseguró que la intención fue “comprar voluntades”, los vecinos afirmaron: “En ningún caso se solicitó el apoyo a la actividad minera; la única firma que se solicitó fue para el control de la empresa, que el proveedor cumplió con lo pactado”. 

“Pensar que una bolsa de alimentos y una entrega de leña va a cambiar la postura del poblador es subestimarlos, lo que demuestra lo poco que conoce el cura a los individuos de la Meseta”, consideraron. 

En este marco calificaron de “apocalíptica y dramática” a la situación que viven los pequeños productores, “que pasan grandes necesidades que no son atendidas ni por el Estado ni por la Iglesia. Sabemos que el acompañamiento que la Iglesia realiza es a un grupo selecto y reducido, ya que hay muchas zonas que jamás son visitadas por esta institución”. 

Además se refirieron a la autorización de uso de agua en el campamento de la empresa minera conocido como “La Rosada”: “Expresa el cura que es agua industrial. Otra mentira más: la solicitud responde a cumplir con las normas provinciales que establecen la obligatoriedad a las empresas a solicitar dicha autorización. El uso es para la vivienda (baños, cocina, riego) y por tratarse de una empresa es de uso industrial, pero no es agua industrial no apta. El agua es de perforación o pozo sin relación alguna con la red de agua de Gan Gan”. 

Explicaron que “la carencia de la llegada de agua potable a algunas viviendas de la localidad tiene que ver con la carencia de infraestructura, es decir, no llega la red de agua a determinados sectores. De ningún modo responde al consumo de agua en la vivienda de La Rosada. Esta falta de red de agua suficiente para abastecer el pueblo, responde a la desidia y postergación de los gobiernos”. 

“Como comunidad sentimos a la Iglesia como una institución de unión y comunión de los pueblos, y en este caso con el protagonismo que toma el cura en el movimiento antiminero, lleva a la desunión de la comunidad, apartando a la Comunidad del Mallin del resto de nuestra sociedad, y al alejamiento de los fieles, ya que, en lugar de rezar la misa en la capilla, lugar de congregación religiosa, la trasladó a la marcha antiminera, lugar de conflicto, poco propicio para que los fieles puedan escuchar la palabra de Dios”, criticaron. 

Y finalizaron: “Desconocemos los intereses que mueven al Padre Tono a tomar una postura tan extremista, ya que como referente eclesiástico debiera tener una actitud conciliadora y una apertura a escuchar a toda la comunidad, incluidos aquellos que pedimos por trabajo, desarrollo, mejor calidad de vida y un futuro mejor para nuestros hijos. Esperamos que las autoridades competentes (obispos) tomen cartas en el asunto”. 

 

Te puede interesar